‘Lincoln’, el genio de la política

23 Ene

Hacer una película sobre uno de los presidentes más admirados en Estados Unidos es tarea compleja. Es impresionante, como en pleno siglo 21, Abraham Lincoln despierta curiosidad en torno a su persona, y sobre todo a su condiciones de político. Quien crea que va a ver una biografía sobre su vida, ésta no es la película. Ahora, quien quiera ver una película sobre democracia, sobre lo que tiene que hacer un presidente para lograr que el Congreso apruebe una ley, Lincoln es la mejor película para ello.  La película está basada en el libro Team of Rivals: the political genius of Abraham Lincoln.

Steven Spielberg, como director, nos transporta a 1865 con su genialidad y creatividad, pero manteniendo fidelidad a la historia. Es plena guerra civil. Lincoln ya ha sido reelecto y se prepara para su segundo mandato. Es un presidente en una guerra, cuyos hombres han ganado victoria, pero que necesita alcanzar la paz. Parte del precio de la paz, es abolir la esclavitud, por lo que se propone que, antes del cambio del nuevo Congreso y en víspera de asumir la presidencia por segunda ocasión, el Congreso apruebe la enmienda 13, que abole la esclavitud. Para ello, tiene que lograr que el bloque de legisladores del Partido Republicano le apoye, y adicionalmente, necesita el voto de algunos legisladores del Partido Demócrata. ¿Cómo lo logra? De eso se trata la película.

Me encantó como Spielberg, luego de la escena inicial que me recuerda el inicio de la película «Saving private Ryan», nos entra a un diálogo entre Lincoln y unos jóvenes soldados, quienes son los que pronuncia el famoso discurso de Gettysburg. Y luego, al final de la película, escuchamos al propio Lincoln en su discurso de juramentación para su segundo y último mandato.

Daniel Day-Lewis interpreta magistralmente a Abraham Lincoln. Es interesante cómo Lincoln utilizaba mucho las parábolas, historias y anécdotas,  y tenía un fino humor, incluso en los momentos más tensos, como en las reuniones de su gabinete. Sally Field es brillante como la primera dama, Mary Todd Lincoln. Debo mencionar a Timothy Lee Jones como el representante Thaddeus Steven, con un rol estelar.

Hay que recordar que en el Siglo 19, Washington era pequeño. La Casa Blanca estaba abierta para todos. El despacho de Lincoln, siempre lleno. El frío del invierno era combatido con la chimenea. El Capitolio queda hoy cerca de la Casa Blanca, pero, en ese entonces, no había teléfonos, y los mensajeros corrían de un sitio a otro, llevando mensajes, en momentos claves.

‘Lincoln’ es una película sobre democracia, sobre lecciones de cívica y de política. Una clara ratificación de cómo en Estados Unidos se mantiene el respeto a las instituciones democráticas, el Congreso, el Presidente y el Poder Judicial. Es sencillamente, una película magistral.

 

2 Responses to “‘Lincoln’, el genio de la política”